Libros

Yo, Lucrecia Borgia

Narrada por ella misma, nos permite entrar en la novela de su apasionante vida.

Con sus escasos seis años, hija del Arzobispo Rodrigo Cardenal Borgia , más tarde el despiadado  Papa  Alejandro VI,  Lucrecia  ya sabía que el poder de un hombre no era más que pura apariencia. 

Incluso Jesucristo , a pesar de gobernar el universo, podía ser sometido a la voluntad de su madre. Si no era así ¿porqué íbamos a  rezarle a ella?”

A los 12 años ya empieza a instruirse sobre el regazo de su padre en como echar veneno desde su anillo  en la copa de un obispo al que “ellos” , es decir, Dios mismo, no favorecían.  Lucrecia cuenta que su anillo sólo se cobró una vida más,  y que todas las otras historias repetidas son solo un mito.

A los 14 años, “gracias a la Virgen” , ya era una belleza de mujer y muy consciente de ello.

Casada,  por la voluntad divina, con el gordo conde Giovanni de Pésaro, a quien aprende a amar y disfrutar,  separada más adelante, nuevamente por voluntad divina , lee  a su ex prima política , la ya célebre Virago, guerrera, duquesa de Forli,  quien luego de ser brutalmente torturada y violada por Cesar Borgia, escribe a Lucrecia en un pergamino :

 

“Tómate tus placeres cuando tropieces con ellos, pero mantenlos en secreto, ese es mi consejo…..

En lo más hondo de su ser, todos los hombres se amedrentan ante el amor de una mujer fuerte”

 

¿Será?  … Lucrecia  así lo creía y actuaba en consecuencia.   

 

Fue instruida en la política pues como “emperatriz tenía que saber cuando y como ejecutar a alguien y cuando no “.   Lucrecia  se supone una mala alumna ya que cuenta que llegó a ejecutar solo a una docena de asesinos, violadores y a alguno que otro hereje.

 

Bella, sensual, salvaje , inocente, tierna, dura e inquebrantable. Así fue ella y su vida misma.

 


Yo, Lucrecia Borgia

De interes

¬ŅTienes alguna duda? ponte en contacto con nosotros